Crush Roller (1999)

Crush Roller es una variación de Pac-Man que originalmente existió en los arcades durante la época de dicho clásico de Namco. En lugar de completar el nivel al comer todas las píldoras, uno completa Crush Roller al pintar todo el nivel con la brocha mágica que uno controla.

Y como en Pac-Man, aquí también hay fantasmas que te persiguen. Son la peor parte del juego. Existen diferentes tipos de fantasmas. Los morados son torpes, pero veloces ya que pueden acelerar su velocidad de persecución. Los amarillos son menos torpes, pero no aceleran. Los demás fantasmas son súper inteligentes y pueden acelerar.

Y aquí va el problema: tu no puedes acelerar. Así que si te persiguen, es casi imposible evadir a los fantasmas. ¿A que me refiero con que algunos fantasmas son torpes y otros no? Bueno, en los niveles se encuentran colocados rodillos. Cuando uno los toca, estos te permiten aplastar fantasmas, además de darte una aceleración limitada, pero solo funcionan en esa sección del nivel. Los fantasmas torpes te pueden seguir hasta el rodillo y ser aplastados. Los listos, en cuanto ven que estas cerca de esa sección, se van por otro camino. Solo los morados caen, y los amarillos de vez en cuando. Y lo que es peor, casi siempre que aplastas a un fantasma es reemplazado por uno más veloz e inteligente.

Algo que agrega interés a Crush Roller es que en cada nivel hay uno o varios personajes escondidos que puedes capturar, aunque en realidad no son muy interesantes. Estos aparecerán y tratarán de despintar el nivel por unos instantes. Después de terminar el juego 5 veces, solo me faltan como 7 de los 25 personajes.

Al terminar cada nivel, se abren varios niveles nuevos. Se requiere de terminar varias veces el juego y elegir niveles distintos para completarlos todos. En general, pocos niveles requieren de una estrategia específica. Generalmente con saber que hace cada fantasma uno puede terminar más fácilmente un nivel. Lo malo es que al pintar el nivel, muchas veces queda sin pintar algún espacio (la brocha pinta con una forma redonda) así que justo cuando crees que ya terminaste el nivel, resulta que te faltó un hueco casi invisible de cómo 2 pixeles de largo.

Otro detalle: el control del NGPC es muy bueno para los juegos de pelea y plataformas, pero es muy malo para los juegos que solo requieren 4 direcciones, que son las que se utilizan en Crush Roller. De hecho, Pac-Man es virtualmente imposible de jugar sin un anillo especial que venía con el juego, el cual permite limitar el movimiento del control. Aquí, extrañamente, pocas veces falla el control, pero no deja de molestar un poco este detalle.

Crush Roller no es tan bueno como dice el review de IGN, donde recibio un generoso 8.0, pero tampoco es el peor del repertorio del NGPC. Es entretenido por un rato si uno deja pasar sus fallas.

crush

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...